MENÚ

Blog

RAIS Hogar Sí / Noticias  / El estigma del sinhogarismo: sin hogar y objeto de discriminación

El estigma del sinhogarismo: sin hogar y objeto de discriminación

  • Según los resultados de la investigación el 30% de las personas encuestadas lleva sin hogar más de 5 años. El 32% vive en espacios públicos o albergues.
  • El 37% de las personas sin hogar afirman tener ingresos de menos de 350 euros al mes.
  • Sólo el 45% de las mujeres sin hogar entrevistadas consideran que los recursos están adaptados a sus necesidades.

Presentamos un estudio que da a conocer las situaciones discriminatorias a las que se enfrentan las personas sin hogar en nuestro país. En la investigación se reflejan las barreras de acceso a los recursos públicos, las percepciones y experiencias de las personas en situación de sinhogarismo y las propuestas de mejora que permitan un acceso igualitario a los servicios. La investigación llevada a cabo en las ciudades de Madrid, Murcia y Valencia está basada en 25 entrevistas a profesionales, 125 cuestionarios a personas sin hogar y 3 grupos de discusión.

Según los resultados de la investigación, un 47% de las personas sin hogar ha pernoctado en un albergue en los últimos 3 años y un 40% ha dormido en espacios públicos o en la calle. En cuanto a la situación económica, el 10% de las personas sin hogar no cuenta con ningún ingreso y el 37% tiene menos de 350 euros al mes.

Se han identificado discriminaciones en diferentes servicios públicos. Podemos destacar que, en el sistema sanitario público, a pesar de ser valorado positivamente por las personas, no siempre consigue dar respuesta a las necesidades de las personas en situación de sinhogarismo. Recibir el alta hospitalaria cuando se carece de un hogar, es una mala noticia. Desde RAIS se apuesta por garantizar el derecho a la salud desde un espacio de cuidados.

El origen también parece jugar un papel discriminante, de tal forma, que el acceso a los derechos como la salud, el empleo y la vivienda, no pueden supeditarse a la situación administrativa de las personas.

Es imprescindible incorporar la perspectiva de género en los recursos, los equipos profesionales y sus prácticas de trabajo están orientados al trato con hombres. Sólo el 45% de las mujeres sin hogar entrevistadas consideran que los recursos están adaptados a sus necesidades.

El sinhogarismo es fundamentalmente un problema de vivienda, sin embargo, las respuestas al fenómeno se orientan a paliar las externalidades derivadas de la carencia de vivienda, antes que a garantizar el derecho a disfrutar de un hogar. Es fundamental no olvidar que el derecho a la vivienda se relaciona directamente con la calidad de vida, la seguridad y la salud de las personas, de forma que interacciona con los demás derechos fundamentales disminuyendo las situaciones discriminatorias a las que se enfrenten las personas.

Si quieres conocer más detalle, consulta el resumen ejecutivo aquí.

Si estos resultados te remueven, te invitamos a que te sumes al llamamiento para que ninguna persona viva en la calle. Firma ahora.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies